jueves, 17 de diciembre de 2015

Impulso homicida


Mis demonios me llaman, sé que debo de alejarme de ellos, pero, ¿cómo hacerlo? Debería sentirme amenazada, no obstante sus cantos me atraen y despiertan mu curiosidad. Deseo saber más, tener más contacto, mas no caer en sus pecados. ¿Es una trampa? O quizá... ¿Es mi salvación?


Mantener alejados a los seres nocivos, distanciarme de lo cruel, acercame a lo benévolo, no permitir que la oscuridad me arrastre a mi infierno. Otorgar en mí el poder de la bondad, distinguir de "lo que está bien"de "lo que está mal" para así, obtener la capacidad de actuar conforme la situación. Ignorar a mi lúgubre oscuridad. ¿Esta sería mi respuesta?

Derrocar mis miedos, y así, alimentar mis pecados mediante la pavor. Agredir a mi objetivo, complacer mi deseo, acercarme a lo malévolo. Que ésa substancia de pétalos de rosa recorra cada poro de mi piel. Mancillar a mi persona por obtener el placer que mi cuerpo pide. Persistir formando parte de mi naturaleza por delante de mi ética. ¿Esta sería mi respuesta?

¿Seguir mi moral o dejarme llevar por mi instinto?...

Siento informar que me cautiva más la segunda opción.

3 comentarios:

  1. Solo sigue lo que trae paz a tu alma, espero lo logres.

    Saludos ;-)

    ResponderEliminar
  2. Solo sigue lo que trae paz a tu alma, espero lo logres.

    Saludos ;-)

    ResponderEliminar

Cualquier comentario con un lenguaje obsceno, será borrado.